Contaminación por plásticos,  Zero waste

Basura cero en el baño: la rasuradora metálica

El baño es un espacio de la casa donde abunda lo descartable. Potes de cremas, shampoo, lociones y rasuradoras. Si bien hay posturas a favor y en contra de la depilación, es una rutina que muchos de nosotros tenemos incorporada y está en cada uno la libertad de elegir hacerlo o no. Y, si la elegimos, tenemos una opción reutilizable digna de un post.

Desde los años 70’ la marca Gillette lanzó una línea de rasuradoras descartables que se popularizaron rápidamente. Incluso al día de hoy el mercado del afeitado incluye una gran oferta de maquinitas descartables con mil distintivos. El gran problema es que se reutilizan pocas veces y generan un residuo complejo y difícil de gestionar que generalmente termina en la basura.

En Argentina, la Fundación Llená una Botella de Amor permite que los ciudadanos le den un cierre de ciclo a los plásticos difíciles de reciclar (como el mango de las rasuradoras) e incorporarlos a botellas que luego se convertirán en madera plástica para mobiliario y construcción. No es la solución ideal, pero al menos es una manera de evitar tirar a la basura un residuo que sirve como recurso.

Hace no mucho tiempo atrás, las maquinitas de afeitar metálicas de níquel, cromo, aluminio, e incluso plata y oro, eran tan comunes como lo son ahora las rasuradoras descartables. Confieso que el aspecto que tienen es intimidante. Una amiga me obsequió una que usaba su abuelo y la tuve guardada unas semanas antes de probarla, pero en el primer uso se fueron todos los miedos. Lógicamente, ¡la desinfecté antes de usar!. Me parece una excelente opción para reducir residuos: el dispositivo de metal es reutilizable y las hojas de aluminio, además de ser muy baratas, duran muchos usos antes de ser reemplazadas.

El boom de lo vintage

Es notable como cada vez hay más gente interesada en comprar de segunda mano y volver a los hábitos “de antes”. Valorar los objetos existentes es alargar su vida útil y, además, se reduce el impacto ambiental de comprar cosas nuevas permanentemente. La maquinita de afeitar no se queda atrás y, ya sea por el cuidado del ambiente o por una buena calidad de afeitado, muchos aficionados se inclinan por opciones reutilizables como las navajas o rasuradoras metálicas.

Tips para usar una afeitadora metálica

Usar esta afeitadora es tan fácil como una descartable. La diferencia es que las descartables tienen geles que suavizan el paso por la piel, pero eso no es problema. Lo ideal es utilizarla con tiempo, en un espacio cómodo y con buena luz. También conviene acondicionar la piel con agua tibia y aplicar mucho jabón a la zona a afeitar.

Al momento de usarla, es necesario inclinar la maquinita más o menos unos 30º para evitar cortes y hacer pasadas cortas y suaves, especialmente en las zonas más curvas. Después de usarla, hay que enjuagarla bien con agua para sacar restos de vello y jabón, además de separar la hoja metálica de la maquinita para que ambas se sequen. Este es un paso muy importante para evitar oxidaciones. Como plus, termino de limpiarla con una toalla humedecida en alcohol.

Una vez secas, guardalas por separado en un lugar limpio y seco para el próximo uso.

Dónde conseguir una

Ya sea de segunda mano o nueva, existen tiendas online donde se las puede adquirir. En Argentina, algunas de ellas son:

Sentido Circular, Segundas Oportunidades, Las Simples Cosas, Suri Ecotienda ¡y más!. Si conseguís una de segunda mano, asegurate de hacer una sanitización correcta antes de usarla.

Este video es una muy buena guía para hacerlo correctamente. Importante: Si tu rasuradora es antigua, no la limpies con un limpia metales común porque puede ser abrasivo y maltratar el metal que la compone.

Las hojas de metal se consiguen en cualquier farmacia como “repuesto para maquinitas de afeitar metálicas”. Son muy económicas y vienen 5 hojas en una cajita. Cada una de ellas se usa hasta que pierde el filo.  

¡Eso es todo! Un cambio de hábitos muy simple para reducir residuos en la higiene personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *